Be innovative. Be committed. Be successful.

¿Quién define al robot?

Artículo de opinión - Martin Stich - CEO de WITRON Logistik + Informatik GmbH

Desarrollado para atender los procesos logísticos en el sector de la alimentación: el sistema OPM de Witron con la máquina de paletizado automático COM.

Foto: Grupo WITRON

Martin Stich, CEO de WITRON Logistik + Informatik GmbH

Foto: Grupo WITRON

Llevamos ya varios años viviendo una gran explosión de la robótica en el ámbito de la intralogística —al menos, esto es lo que nos venden numerosas revistas y algunas empresas en las ferias comerciales de la industria—. En todas las ferias, las empresas presentan los clásicos robots multibrazo de seis ejes que, supuestamente, darán el salto de las fábricas al sector de la logística. La idea es que se encarguen del picking de piezas pequeñas. 

Por favor no me malinterpreten, estoy a favor de la automatización y la robótica —y también soy de la opinión de que cada mejoras ergonómicas, por pequeña que sea, es muy útil para los empleados en la cadena de suministro—, pero me pregunto lo extensa que es la gama de piezas que un robot normal es capaz de manejar. ¿Qué tareas debería desempeñar este robot todo-terreno multibrazo en el terreno logístico y, en particular, en la logística del retail y en la distribución alimentaria —despaletizado, apilado y picking—? Desde el punto de vista económico y tecnológico, esto sigue siendo difícilmente planteable con un robot industrial clásico.

A mi juicio, es fundamental qué asuntos se discuten en este contexto. La atención está centrada en cuestiones como "¿debe el robot agarrar la mercancía, utilizar la aspiración o trabajar con tecnología de vacío, o una combinación de todo esto? Creo que esta forma de pensar no tiene sentido. Para los usuarios y operadores, lo que cuenta es el proceso en su conjunto —de principio a fin— y no un único eslabón en toda la cadena.

Lo mismo ocurre con la cuestión de si puede delegarse en un robot la gestión automática del 50 %, 60 % o 70 % de la gama de productos. El factor decisivo no es el porcentaje en sí mismo —en este caso es disponer de más de un flujo de materiales en paralelo— y que surgen complejidades en términos de flujos, inventario, sincronización y consolidación, grupos de productos, familias, etc. Ni siquiera una simple referencia a los cobots resolvería este problema —el plan de negocio tiene que tener sentido en su conjunto—. La consideración individual del proceso específico de picking es sólo un aspecto parcial. Por último, para nuestros clientes es vital contar con soluciones que sean rentables y que engloben toda la cadena: los productos, el rendimiento, la vida útil y la disponibilidad.

Necesitamos especialistas en procesos intralogísticos de retail. Sí, WITRON también fabrica robots. Sin ir más lejos, nuestra máquina de paletizado automático COM es uno de estos especialistas. Diseñado para la preparación de pedidos en alimentación, está completamente integrado en el flujo de materiales del centro de distribución, puede incluso  interactuar con subsistemas semiautomáticos y manuales.  Analizándolo bajo esta perspectiva, llevamos trabajando con robots desde 2003, porque un robot no es más que un mecanismo de manipulación controlado por ordenador que ayuda a las personas. Esto significa que la máquina COM del sistema OPM también es un robot, aunque a los fabricantes de robótica clásica no les gustará escuchar esto.

"Para mí, un robot no es sólo el clásico robot multibrazo de seis ejes", explica la profesora y doctora en Ingeniería de la Universidad Técnica de Múnich Birgit Vogel-Heuser durante el congreso anual ZVEI (asociación de fabricantes alemanes de componentes eléctricos y electrónicos) en Berlín.  Existen muchas aplicaciones robóticas, como por ejemplo en la industria del envasado, afirma la científica de la Cátedra de Sistemas de Automatización e Información. Habla de los "robots específicos" como una ventaja competitiva de las empresas alemanas. Exactamente de eso se trata, de encontrar una solución a un problema. Por desgracia, esto no siempre es así con los componentes estándar del mercado. 

Y en contra de la campaña mediática: un robot —da igual el aspecto que tenga— no es capaz, por sí sólo, de hacer “feliz” al usuario. Estoy completamente convencido de que no es suficiente con sustituir en el puesto de trabajo a un ser humano por una máquina. No es de lo que se trata. Si se quiere automatizar, hay que hacerlo bien. En ese caso es absolutamente necesario explorar nuevos caminos, así como repensar y reinterpretar el proceso en su conjunto técnica, económica y ecológicamente.

Martin Stich
CEO de WITRON Logistik + Informatik GmbH