Be innovative. Be committed. Be successful.

“Lo importante es el rendimiento del sistema”

Photo: Witron

Photo: Witron

Photo: Witron

Photo: Witron

Toda la industria intralogística está hablando acerca de los shuttles. Pero en estas discusiones parece que se ignoran los aspectos económicos y algunas cuestiones fundamentales. Walter Winkler, fundador de WITRON, y Martin Stich, Jefe de Diseño Logístico, explican en esta entrevista las ventajas y beneficios de utilizar transelevadores y por qué WITRON no ha optado por la utilización de la tecnología de shuttles.

Sr. Winkler, hace unos cinco años WITRON decidió no invertir en soluciones basadas en la tecnología de shuttle. ¿Cuáles fueron las principales razones para tomar esta decisión?

Walter Winkler: Nosotros diseñamos y construimos sistemas logísticos automatizados que gestionan un elevado número de referencias y que deben alcanzar un rendimiento muy alto. Teniendo en cuenta el reducido rendimiento de los shuttles a nivel de sistema, no sería rentable llegar a dichos rendimientos con esta tecnología. En su lugar, nosotros utilizamos transelevadores de alta disponibilidad y rendimiento, tanto para la entrada como para la salida de contenedores. Nuestra experiencia con este enfoque es muy positiva. Hay además una cuestión con la que nos hemos encontrado una y otra vez a lo largo de los años: nuestros clientes tienen muy claro, y en especial aquellos que están en el negocio de la distribución, que lo que de verdad importa es el rendimiento del sistema en su conjunto. El hecho de que WITRON haya incrementado su número de empleados en un 60% durante los últimos cuatro años, en plena recesión económica, es la demostración de que optamos por la tecnología correcta.

Y, concretamente, ¿dónde encuentra Ud. las desventajas de los shuttles?

Winkler: La capacidad conjunta de los transelevadores que utilizamos en nuestros sistemas se corresponde generalmente con el rendimiento global del sistema. Esto se consigue utilizando sofisticadas estrategías de software y unos sistemas de flujo de materiales muy estructurados que cuentan con elementos muy eficientes. Los sistemas de shuttle, comparados con los transelevadores de almacenes de piezas pequeñas (miniloads), pierden una buena parte del rendimiento de sistema. La razón está en una mucho menor accesibilidad por cada elemento shuttle a las ubicaciones o a los artículos y la consecuente necesidad de los sistemas de shuttle de contar con un secuenciado extremadamente complejo. Una instalación con gran número de artículos en combinación con un alto rendimiento no puede ser realizada con tecnología de shuttle de una forma tan eficiente debido a su pobre rendimiento como sistema. Este es el principal problema. 

¿Dónde encuentra Ud. los beneficios concretos de los transelevadores?

Winkler: Como ya he mencionado, los transelevadores consiguen un muy alto grado de utilización del sistema, de más del 93%. Con nuestros transelevadores PML (Picking Mini Load), somos capaces de manipular sin ningún problema 300 entradas y 300 salidas por transelevador. El almacenamiento en doble profundidad, que es un procedimiento estándar para WITRON, supone un incremento significativo en el rendimiento. Tenga en cuenta que se necesitarían cuando menos 14 shuttles en 14 niveles y dos elevadores para conseguir el rendimiento de un único PML. 
Esto se debe al hecho de que los shuttles convencionales/clásicos, también llamados shuttles cautivos, tienen una accesibilidad muy restringida y estrictamente ligada a su pasillo. Esto significa que los shuttles tienen acceso únicamente a un número limitado de artículos. Como consecuencia, y debido a su mayor complejidad, se producen pérdidas de rendimiento considerables. 

¿A qué pérdidas de rendimiento se refiere?

Winkler: Estas pérdidas de rendimiento son las causadas por el alto número de interacciones entre el elevador, el shuttle y el sistema de transportadores, además de la necesaria sincronización entre todos ellos. Si se compara la solución de shuttles en su conjunto, como sistema, comprobará que en total hay un número considerablemente mayor de motores, sensores e interfaces. Debido al alto número de componentes y a la multitud de puntos de transferencia de contenedores o bandejas el concepto de shuttles es, en mi opinión, mucho más complejo, lo cual conduce inevitablemente a más problemas.

Además del concepto de un shuttle por nivel, hay también sistemas con shuttles que cambian de nivel. ¿Qué opina de esta solución?

Winkler: Estos sistemas llamados de “roaming”, con shuttles que cambian de nivel mediante elevadores verticales para así tener acceso a un mayor número de ubicaciones y de artículos, no son una opción para mí. La disminución del rendimiento debido a la necesidad de cambiar de nivel es una gran desventaja. Esta necesidad de cambio de nivel parece contradecir el objetivo inicial de la solución con shuttles de obtener un mayor rendimiento.
En mi opinión, ni la solución de un shuttle por nivel ni los shuttles multinivel serán capaces de cubrir el abanico completo de necesidades del mercado. En este contexto, la tendencia actual es muy interesante para mí, pues los proveedores de sistemas de shuttles están ofreciendo shuttles que tienen acceso hasta a 6 niveles de almacenaje por shuttle.
En esos casos me pregunto, ¿cuál es entonces la diferencia con un transelevador?

Sus clientes, ¿preguntan directamente por soluciones de shuttle?

Martin Stich: Como se ha comentado anteriormente, el objetivo de nuestros clientes es, en primer lugar, el rendimiento global del sistema y contar con un concepto logístico de acuerdo al último estado de la técnica. Los equipos y dispositivos específicos que se utilicen para llevar a cabo su proyecto no juegan un papel decisivo para nuestros clientes. En el pasado competimos, en algunas ocasiones, con soluciones de shuttles. Hasta ahora no hemos perdido ningún pedido frente a soluciones tipo shuttle. 
Hay algo que detectamos de forma habitual y es que los shuttles ejercen una especie de fascinación por su apariencia de alta tecnología que se ve reforzada por descripciones atrayentes como “sencillo”, “ahorro energético” o “alimentado por batería”. Pero lo que realmente cuenta para nosotros y para nuestros clientes son los factores reales de uso, como un mejor servicio a tienda, el aumento de la competitividad, el ahorro de costes de sistema en términos de coste por pick, así como los aspectos de capacidad y disponibilidad de la instalación. 

¿Dónde se podrían entonces utilizar los shuttles?

Winkler: Yo veo definitivamente potencial para clientes con un reducido número de artículos y para rendimientos de recepción y expedición medios y altos, además de para sistemas con capacidades de carga útil limitadas a 30 o 50 kilos. Las soluciones shuttle son, además, muy específicas de cada proveedor concreto. Si se han tenido buenas experiencias con los respectivos proveedores de sistemas y si las restricciones mencionadas no son un criterio excluyente, la utilización de shuttles puede, por supuesto, tener sentido.  
La cuestión de utilizar un shuttle o un transelevador se limita, en cualquier caso, a la elección de un componente específico dentro un sistema logístico global y ambas soluciones pueden ser justificables. En estos casos, podría tener sentido hacer una comparativa de rentabilidad con los shuttles.

Un aspecto que siempre se destaca como un gran beneficio de la tecnología de shuttle es la supuesta mayor eficiencia energética de los sistemas. ¿Puede confirmar este hecho basándose en su experiencia en operaciones reales?

Stich: No. Una comparativa seria de los costes energéticos sólo se puede hacer a nivel de sistema y los transelevadores no son necesariamente peores que los shuttles. Además, en nuestra opinión, el impacto de cualquier posible ahorro individual en los shuttles sería mínimo en comparación con el coste energético global del sistema.

¿Cómo ve el futuro de los shuttles y de los transelevadores?

Winkler: Creo que los medios están dando demasiado bombo a los shuttles. Los shuttles o los transelevadores se utilizan sólo para un propósito concreto que es almacenar y expedir contenedores o bandejas. Lo realmente importante son los sistemas de picking en sí mismos, su rendimiento, su disponibilidad y su rentabilidad. Es seguro que en el futuro aparecerán nuevos sistemas y también nuevas discusiones. WITRON está permanentemente trabajando en innovaciones y continuaremos lanzando al mercado nuevas tecnologías y componentes.
Durante mis 40 años de experiencia en el campo de los sistemas de manutención y, especialmente, en el diseño de sistemas logísticos complejos, he conocido muchas innovaciones que sólo se han utilizado cuando éstas han permitido obtener beneficios reales.

Entre la teoría y la práctica

En relación a la tecnología de shuttles, WITRON ha comprobado el estado actual de la tecnología a través de un proyecto supervisado por el catedrático de Tecnología Logística y Director en la Universidad Politécnica de Dresden, Sr. Thorsten Schmidt, donde éste expone su opinión en relación a las ventajas y desventajas de los shuttles comparados con los transelevadores. 

“Para mí, la situación actual del mercado quedó claramente reflejada en la Mesa Redonda que tuvo lugar durante el Congreso de Flujo de Materiales de Munich a principios del año 2012. Allí se discutió intensamente sobre el desarrollo de los sistemas de shuttle y de transelevadores. El consenso de los participantes en la mesa, todos ellos fabricantes de transelevadores y/o sistemas shuttle fue, por una parte, que existe la necesidad de ambos sistemas y, por otra parte, que no todos los beneficios teóricos de los sistemas de shuttle se pueden alcanzar en la práctica en las instalaciones. 
Según las afirmaciones de los expertos, el potencial de rendimiento por pasillo de almacenamiento era la característica fundamental de los shuttles. Este rendimiento depende no sólo del número de shuttles utilizados, sino también del tipo de shuttles, de su número total y de la posición de los elevadores verticales por pasillo, todo lo cual afecta considerablemente al rendimiento alcanzable. Aquí hay una particularidad: la diversidad de soluciones de shuttle disponibles en el mercado hace que la determinación del rendimiento del sistema sea básicamente imposible de calcular”.

Los shuttles requieren de sistemas de secuenciado

Un punto interesante en el transcurso de esta Mesa Redonda fue la evaluación de cómo se pueden gestionar las necesidades de secuenciado. La opinión unánime fue que los procesos de secuenciado únicamente se pueden llevar a cabo incrementando el número de unidades de shuttle en el sistema, lo cual es ineficiente en la mayoría de los casos. Por esta razón, los sistemas de shuttle requieren pulmones de secuenciado adicionales que deben ser instalados frente a las estaciones de picking.
El paralelismo es un requisito previo esencial para alcanzar una alta disponibilidad. En principio, los sistemas tipo shuttle que utilizan un elevado número de shuttles y al menos dos elevadores por pasillo, deberían ofrecer beneficios significativos. Considerando los valores de disponibilidad de los transelevadores actuales, este beneficio habría que discutirlo en el terreno académico. Es difícil además competir contra los intervalos anuales medios de mantenimiento de los transelevadores actuales.
La tecnología de shuttles alcanza sus límites cuando se trata de cargas unitarias elevadas y de un número elevado de artículos, en última instancia sobre todo por razones de rentabilidad.”