Be innovative. Be committed. Be successful.

Automatización para Q-Commerce

Foto: WITRON

Helmut Prieschenk, Director general de WITRON

Foto: WITRON

Marco Prüglmeier, director general de Noyes

Foto: Noyes Technologies

Charla de Helmut Prieschenk, director general de WITRON, con Marco Prüglmeier, fundador de Noyes

Marco Prüglmeier ha sido responsable de la logística de BMW durante muchos años. Su deseo hoy es revolucionar la logística de reparto en las ciudades con Noyes Technologies. Este es un tema que al especialista en intralogística también le interesa. El director general de WITRON, Helmut Prieschenk, ha invitado al empresario a visitar Parkstein.


La idea de Prüglmeier y su equipo de Noyes: un sistema de almacenamiento robotizado, minialmacenes o nanoalmacenes para el Q-Commerce o Quick Commerce (comercio electrónico rápido) en las ciudades. «No queremos reinventar el concepto de almacén en las afueras de la ciudad», explica Prüglmeier. La empresa, con sede en Múnich, quiere integrar en su pequeño almacén una función de entrega de mercancía a persona y apuesta por un «almacenamiento muy compacto», ya que el espacio en la ciudad cuesta más dinero. Y es que, además, en ciudades como París apenas queda ya superficie libre para servicios de reparto como Gorillas y empresas similares. En el plano tecnológico se apoya en pequeños robots (35x35 cm) que se desplazan por los distintos niveles de las estanterías y que están fabricados en el Líbano. Prüglmeier fue director de logística de BMW durante años y muchos de sus empleados, estudiantes por aquel entonces, procedían del Líbano. «Allí surgieron algunas ideas en común y mantuvimos el contacto». La inteligencia está detrás del control de los robots en los distintos niveles. A Helmut Prieschenk los robots del Líbano le recuerdan a los shuttles. «Va en esa dirección. Pero cuanto más descentralizada es una solución, más debo pensar en la automatización de forma diferente. Tenemos que estudiar el nivel de ruido en las tiendas, las limitaciones de espacio y las tareas de mantenimiento», explica Prüglmeier. Los desafíos de los pequeños locales comerciales para la empresa de Q-Commerce tienen un nombre: volumen de almacenamiento. «A menudo resulta insuficiente, pero nos las arreglamos para almacenar los artículos de forma compacta», asegura el empresario. «Pero no solo es la metrópoli la que plantea retos a los expertos en logística y a nuestros clientes. También será necesario desarrollar nuevos conceptos para los repartos en las zonas rurales. Las tiendas de barrio o los supermercados sin personal serán pronto una realidad», predice Helmut Prieschenk, director general de WITRON.

El peligro de la atomización


WITRON también está experimentando una gran demanda de soluciones Q-Commerce por parte de los retailers. «Por supuesto, nuestros clientes del sector retail nos consultan sobre este tema: están constantemente buscando nuevos canales de distribución. Pero el negocio principal de la venta minorista de alimentos sigue concentrado en un 90 por ciento en las tiendas —esta cifra varía de país en país—, mientras que el 10 por ciento restante se divide en canales y tecnologías muy diferentes. Seguramente se produzca también una reorganización del mercado», afirma el director general de WITRON. Por un lado, está el despliegue de la tecnología y, por otro, los clientes preguntan cómo se rentabilizan los nuevos procesos empresariales y hasta qué punto son sostenibles. «La atomización sería peligrosa. Es importante pensar de forma global en una cadena de suministro que da servicio a todos los canales de distribución: tiendas tradicionales, click + collect, compras a domicilio y tiendas inteligentes. Lo ideal es hacerlo hacia atrás, es decir, desde el cliente final hasta el centro de distribución. Tenemos que agrupar las rutas de transporte todo lo que podamos y, en consecuencia, consolidar los pedidos por adelantado de la mejor manera posible. Sin embargo, resulta determinante saber qué servicios está dispuesto a pagar el cliente y, sobre todo, cuánto». El empresario Prüglmeier está de acuerdo. Es importante pensar dentro de un contexto global e interrelacionado.

«Solo es posible hacer entregas en menos de dos horas si la mercancía ya está en la ciudad», explica Prüglmeier. De ahí que se necesiten sistemas de almacenamiento urbano. El equipo no quiere palés en estas instalaciones. Los técnicos de Noyes prefieren las cajas de cartón o contenedores apilables. El centro logístico en las afueras realiza el picking para reponer un proceso posterior y suministra a los pequeños centros del casco urbano (hubs). Las cajas individuales del nanoalmacén se ubican y vuelven a sacarse «según lo que necesite la persona que gestione el pedido», asegura Prüglmeier. El empresario ya mira hacia el futuro: «El siguiente paso será el picking de artículos con robots».

¿Bots en lugar de conductores?

La sostenibilidad del modelo de negocio es una cuestión importante para Prieschenk: «Nuestros clientes lo demandan en el plano medioambiental, pero también a nivel social. No se puede hacer negocio a costa de los repartidores. El negocio debe ser técnicamente sólido, económicamente viable y sostenible desde el punto de vista ergonómico, medioambiental y social. Y no podemos olvidarnos del desperdicio de alimentos». Prüglmeier asiente. «A nivel medioambiental, nos estamos enfocando en nuevos conceptos de refrigeración que ahorren energía y en los próximos uno o dos años dispondremos de robots de reparto. Quizá no tarden 10 minutos, pero para los clientes los plazos de entrega de más de dos horas son inaceptables». Prüglmeier está seguro de que en el futuro surgirán diferentes canales de distribución para los retailers. Los expertos en logística también coinciden con él. En Parkstein ya conocen los bots de Estados Unidos. «Los nuevos conceptos de entrega también están cambiando la logística de nuestros almacenes. Los distintos elementos deben integrarse física y técnicamente para evitar soluciones aisladas, tanto en lo que respecta a los medios de transporte como al canal de distribución o a los distintos grupos de productos. De lo contrario, el modelo de negocio no es escalable». WITRON conecta incluso transportes ferroviarios con clientes. Es fundamental que haya comunicación e intercambio de datos entre el robot, el camión o el tren y el centro logístico. «Y que el lugar de destino de la mercancía intercambie datos con el centro logístico», añade Prieschenk.

Hay una cuestión que le preocupa más que nada en este debate sobre el Q-Commerce: ¿A qué le es fiel el consumidor hoy ¿y mañana? «¿A una marca de distribuidor, a un producto de marca reconocida, a un precio, a la duración del servicio, a una red? ¿Es importante para el cliente de dónde venga el producto si se le entrega a un coste aceptable y en el plazo exacto?» Prüglmeier echa en falta la sostenibilidad como otro de los criterios. Este es también un punto importante para Prieschenk. ¿Es Noyes un competidor o un socio en el mercado? «Van de la mano, en una gran plataforma».

En WITRON, el concepto de plataforma ha desempeñado durante mucho tiempo un papel decisivo en la logística omnicanal, alejándose del concepto de solución estanca unidimensional y acercándose a una cadena de suministro global de principio a fin en la que todos los actores y canales de distribución están totalmente integrados. El resultado es una solución denominada OCM (Omni Channel Machinery). «En consecuencia, nuestra solución OCM es una plataforma retail integrada. Incluye un centro logístico omnicanal de alto rendimiento, interfaces con todos los elementos horizontales y verticales, y, además, un optimizador que permite gestionar fácil y eficazmente la red creada según diferentes prioridades: por tiempo, costes, rendimiento, transporte o volumen», resume Prieschenk. Sin embargo, WITRON no quiere desarrollar un nuevo sistema de planificación de rutas o un nuevo software de pedidos y, desde luego, no pretende posicionarse como proveedor de servicios entre el retailer y sus clientes. «Integramos las tecnologías existentes, desarrollamos una plataforma que va desde el proveedor, pasando por el almacén, hasta la tienda o el cliente final, generamos transparencia dentro de la red de distribución y permitimos el intercambio de datos entre todos los agentes», asegura Prieschenk, «hasta la tienda, hasta el cliente final, y es ahí donde una solución de Noyes puede ser también un nodo».
Marco Prüglmeier y Helmut Prieschenk analizan en el podcast cómo impulsar e implementar este concepto de forma rentable, eficiente y, sobre todo, sostenible.

 

Link Podcast:

ideenraum.witron.de/blog/automatisierung-fuer-den-q-commerce